Los 3 tipos de “tontos” que hay en Granada, según Érika