Lo de Jesús no es un pelo rapado… ¡es un tatuaje de pelo rapado!