María: “Tienes las manos sudando, me da mucho asco”