Soraya y Sandra o la demostración de que el amor no se deja ver a la primera