Soraya, la única comensal que no ha hecho la comida y la ha llevado comprada