La cita muda de Sergio y Blanca: solo faltaron los grillos