La segunda cita de Alejandro y Raúl podría ser una sesión de espiritismo