Samuel pone en pie a todo el restaurante con su canción pegadiza: "Rasca, chumba"