Rubén, escrupuloso y maníatico: sus cosas son solo suyas