Prudencia alucina al saber que su cita nunca ha barrido: "Qué quieres, ¿una mujer para servirte?"