Rocío, la más sincera: “De pequeña me comía el pienso de las perras”