De los tatuajes… ¡al sexo! El rasca del amor despierta la pasión: “Le haría la dieta del cucurucho”