Prudencia, una viuda de armas tomar: “Como me la hagas, me la pagas”