Una visita sorpresa dejará sin palabras al mismísimo Carlos Sobera