Rosa, a Álvaro: “Mi cuerpo es acero para los barcos, toca, toca..."