Pinky no podía tener una mejor consejera del amor... ¡¡Samanta Villar!!