José: “Me dejas alucinado, no pensé que me iba a caer una galleguita ¡tan guapa!”