Simbo, a María: “Entonces, ¿esta noche duermes en mi piso?”