Juan es todo un portento: “Yo puedo ofrecer risas y muy buen sexo”