Jonathan y Sara tienen mucho en común… ¡hasta una reducción de estómago!