¡A Sobera le da un ataque de risa!