Adriana y Kike ya se conocían por Internet, y en persona se han gustado mucho más