La súbita ‘indisposición’ de Pablo