Desirée y Tony, tanta perfección no es buena