¡Virgencita mía! Christina conoce a David con los ojos cerrados: “¡¿Pero esto es un brazo?!”