"Ser como una princesa y sentirme pequeñita", el tópico machista gay que enfada a Álvaro