El misterio no es suficiente: entre África y Natalia no ha habido flechazo