José Luis zanja las preocupaciones de Laura con un “¡Quiéreme!” en toda regla