Y el premio a la cita más romántica de la historia es para... ¡Luis y Lola!