Qué pedazo de postre: El gran ‘cuerno’ murciano de Juan