Los polos opuestos se atraen, pero los polos muy muy opuestos ya no