El juego de seducción de Pol y Aaron con el chocolate hace que se acaben 'devorando'