Lo último de Poderosa Afrocita: La conversación no fluye ni pa' Dios