Pedro tiene una manía... ¡no escuchar música cantada por hombres!