"Te han parido para mí", brindemos por el mejor poema del mundo