¡Qué palo! Miguel cree que la cena va como la seda pero Luisa no tendría una segunda cita