Los polos opuestos no siempre se atraen... y para prueba la cita de Ana y Eduardo