Octavi y Abel ya se conocían pero nunca se habían dado una oportunidad