Nathan y Marta se vienen arriba y celebran su complicidad 'perreando' hasta el suelo