Natacha busca a su hombre ideal, pero Miguel Ángel es demasiado “manipulable”