Christina acepta tener una segunda cita con Aitor... y Valentina, su muñeca hinchable