Moha se avergüenza de reconocerlo: “He llegado a sentirme un juguete sexual, valgo para más que un polvo”