Minerva: “Los últimos negros que he conocido no los regalaría ni a mi peor enemiga”