El mensaje que Xavi quiere en su lápida: “¡Qué putada no poder repetir!”