Matías, a Manuel: “Estás más fuerte que una Coca-Cola con ron”