Los masajes y las canciones tántricas de José Luis funcionan: a Encarna le han encantado