Martina se queja de que Adrián es muy parado... ¡y él se la come a besos!