María Jiménez tenía razón: a su amiga no le ha gustado nada Juan