Manuel, 77 años: "Tuve una colombiana en casa que iba a por mí ¡como una loba!"