Manuel: “¿Por qué no me la pones a ella de postre?”